Llenaos del Espiritu

                         
La sugerencia es muy simple como aplicación para la sala.
Coloque dos vasos, uno que sea limpio y el otro sucio:
Y la pregunta es hecha a los alumnos.
Donde puedo tomar agua?
Es evidente que la respuesta será, en el vaso limpio.
Y con este ejemplo simple vamos a llevarlos a entender de la necesidad de estar limpios para que el Espíritu Santo pueda habitar en nosotros.
La idea de colocar adelante un niño o niña es justamente para que entiendan que  nosotros somos el vaso que recibe el Espiritu Santo.


No hay comentarios. :

Publicar un comentario