Ellos asumieron su fe




Pablo y Silas eran siervos de Dios y predicaban la palabra,
hacían muchos milagros, por eso las personas no los querían
y los encerraron en la cárcel. Pero Dios no se olvidó de ellos y los libró.
También Esteban no negó su fe y siguió fiel hasta el fin de su vida.

Colorea las escenas y recuerda cada momento de la historia de estos hombres valientes que asumieron su fe!

                     


                         






No hay comentarios. :

Publicar un comentario