Orar por los que nos persiguen

Todos los días sufrimos ataques del mal, con el objetivo de ensuciar nuestro corazón.
Por eso debemos estar siempre vigilando en oración.
Aún cuando somos ofendidos y nuestros sentimientos quieren dejar tristeza,
la bronca, rabia y el rencor dominan nuestro corazón, podemos defendernos a través de la oración por aquellos que nos ofenden.
Esta actitud protege nuestro corazón.



No hay comentarios. :

Publicar un comentario